Justicia chilena

Envío de cartas a iritzia@deia.eus - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

El 11 de septiembre de 1973, hace ahora 45 años, un golpe militar derribo el gobierno legítimo de Chile del socialista Salvador Allende, con una posterior represión brutal para todos aquellos que no fueran afines a la dictadura pinochetista, que se instaló en el país andino. Entre los miles de represaliados, estaba la voz y la fuerza del cantante y director de teatro chileno Víctor Jara, acribillado a balazos después de ser como otros tantos cruelmente torturado. Pues bien, la Justicia de ese mismo país acaba de condenar a 18 años de cárcel a ocho exmilitares por estos hechos y otros tantos crímenes (aunque tarde, la Justicia chilena ha reparado, en parte, aquellas injusticias). Y mientras eso sucedía en Chile, el Estado español sigue reconociendo a los herederos de nuestro dictador particular, Franco, con el título y ducado del mismo nombre, por cortesía del Gobierno del PP antes de ser desalojado de la tareas de Gobierno, amén de seguir teniendo un monumento a la ignominia en forma de Cruz y Valle, donde aun reposan los restos de Franco. Dicen ahora que serán exhumados cuando todavía los familiares de los represaliados de nuestra Guerra Civil siguen buscando en cunetas a sus familiares, para darles el respeto y la honra que se merecen. Tenemos que oír y ver a los nostálgicos de aquel régimen dictatorial hacer loas y alabanzas constantes al que dicen fue su caudillo. No me imagino que todo esto pueda suceder en Alemania, con la figura de Hitler, o en Italia con la de Mussolini, pero parece que aquí seguimos siendo diferentes y no damos carpetazo de una buena vez a una página negra de nuestra historia, en forma de justicia chilena.

Secciones