56 años de trabajo de Gorabide

Los discapacitados intelectuales mejoran su vida cuando tienen más ilusiones

El apoyo social que se presta a los discapacitados intelectuales para mejorar su calidad de vida tiene mayor impacto en los casos en los que estas personas persiguen mayores objetivos personales y buscan más ilusiones, según las conclusiones de un estudio llevado a cabo por la asociación vizcaina Gorabide.

EFE - Miércoles, 12 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 12:25h.

BILBAO. Gorabide, creada en 1962 para dar apoyo a las personas con discapacidad intelectual de Bizkaia y a sus familias, ha celebrado hoy en Bilbao su 56 aniversario en un acto que ha contado con la presencia de la consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal;la diputada foral vizcaína de Acción Social, Isabel Sánchez Robles;y el alcalde bilbaino, Juan Mari Aburto.

En el marco de este aniversario, Gorabide ha dado a conocer los resultados de una investigación que ha llevado a cabo en los últimos dos años y en la que han participado 74 personas con discapacidad intelectual para evaluar cómo repercuten en su calidad de vida los planes individualizados de apoyo.

El director técnico de Gorabide, Mirko Gerolín, ha explicado que al comienzo del estudio se preguntó a todos los participantes con qué calidad de vida contaban y qué objetivos pretendían conseguir como "proyecto vital", con el fin de diseñar planes personalizados de apoyo.

Al cabo de un año, se evaluaron los resultados y se "reorientó" la actuación en función de lo que manifestaron los participantes en el estudio. Al final del segundo año de la iniciativa, se volvió a preguntar a los discapacitados intelectuales cuánto había mejorado su calidad de vida, para comparar lo que expresaban hace dos años y al término de la investigación.

El trabajo ha concluido que, cuantos más objetivos personales persigue alguien con discapacidad intelectual y más se trabaja en su apoyo, "más satisfacción tiene con su vida esa persona", ha indicado el director técnico de Gorabide.

"Cuantas más necesidades personales, más impacta el trabajo. Es importante que las personas con discapacidad intelectual tengan ilusiones y se alcancen en la medida de lo posible. Necesitan ilusiones, nos pasa a todos", ha explicado a los medios Mirko Gerolín.

La investigación ha determinado que la implantación de planes de apoyo personales resulta más significativa en aquellas personas con mayores objetivos, mientras que en los casos de "necesidades intermitentes o mínimas se produce un 'efecto techo' y las percepción de mejora no es tan manifiesta".

Por ello, Gorabide recomienda que en los planes individualizados de apoyo se incluyan objetivos que abarquen "el mayor número posible de dimensiones de calidad de vida".

El director de la asociación ha señalado que, a la hora de manifestar sus objetivos personales, las personas con discapacidad intelectual refleja proyectos muy heterogéneos.

Por ejemplo, hay quien tiene la aspiración de sacarse el carné de conducir, otros desean un proyecto de convivencia en pareja con posibilidad de tener hijos, algunos quieren mejorar su sexualidad y otros pretenden una relación de mayor proximidad con sus familias o amigos.

Gorabide ha liderado esta investigación en el marco de la Red Compartir, a la que pertenece y que agrupa a ocho entidades de Bizkaia, Gipuzkoa, Navarra, Cantabria, Huesca y Burgos, así como a la confederación estatal Plena Inclusión.

En el acto del 56 aniversario de la asociación, los representantes de las instituciones vascas han subrayado su colaboración con las entidades del tercer sector con el objetivo de avanzar en la mejora de la calidad de vida y de la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual.

La consejera Artolazabal ha subrayado que Gorabide está "a la vanguardia" de los modelos de apoyo y ha subrayado que las entidades de tercer sector constituyen un "activo fundamental para lograr una sociedad justa, cohesionada, participativa y democrática".

La diputada foral Sánchez Robles ha destacado que la Diputación "está y va a estar ineludiblemente colaborando con las políticas de inclusión" y ha subrayado que con el respaldo de la institución foral se "canaliza la solidaridad de los vizcainos".

El alcalde Aburto ha subrayado que la mejora de la calidad de vida de estas personas debe estar basada en la "calidez" que se les pueda transmitir y ha considerado que el "gran reto" para las instituciones es "introducir el chip de la discapacidad" para llevar a cabo unas políticas más transversales.