Ambiente en las rampas de Oiz

[Galería de fotos:] Pasión y admiración por los ciclistas

En bici, haciendo noche o tras una caminata, todos los caminos llegaron a oiz, donde la afición dio un ejemplo

Un reportaje de Miguel A. Pardo - Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

eL perfil del final de la etapa de ayer era una auténtica golosina para los amantes del ciclismo y, en especial, para quienes gozan con la alta montaña. La auténtica pared del monte Oiz invitaba a vivir un espectáculo en la carretera y el empuje de la afición hizo que el espectáculo vivido en los arcenes no se quedara a la zaga. Sin duda, la mayoría de los espectadores que acudieron a Oiz tenían como propósito animar a los corredores vascos y, sobre todo, disfrutar.

El aliento a los corredores locales se traducía de muchas formas, una de ellas, las pintadas en las carreteras que llevarían al pelotón hasta lo más alto de Oiz. “Pello”, “Omar”, “Jon”... Eran algunos de los lemas escritos sobre el asfalto en apoyo de ciclistas como Pello Bilbao, Omar Fraile y Jon Izagirre, entre otros. Entre toda la corriente de aliento a los ciclistas patrios, también asomaban banderas de otros países, sobre todo, de Colombia. A falta de 4 kilómetros para la cima, había un grupo de hinchas cafeteros cuyos ánimos tendrían como principales receptores, sobre todo a Nairo Quintana, Miguel Ángel López y Rigoberto Urán. “Hemos venido directos desde Colombia. Llegamos el pasado domingo para ver esta etapa y la del próximo sábado en Andorra. Esperemos que nuestros compatriotas hagan un gran papel, tenemos mucha confianza en Nairo Quintana”, señalaron Alejandra, Daniela, Tomás, Diana y Mauricio Rivera. No fueron los únicos que llevaron banderas colombianas, pero, sin duda alguna, la ikurriña era la enseña estrella.

Desde Gernika y Oñati llegaron José Luis, Henar y Ainhoa Bardón, Loli Elgezabal y Xabi y Naroa Urzelai. “Venimos a disfrutar en familia de esta etapa que tiene todos los ingredientes para ser espectacular. Es la primera vez que vemos una etapa de una gran vuelta y ojalá puedan ganar Pello Bilbao o Jon Izagirre”, aseguraron. Las noticias que llegaban desde el inicio de la etapa eran esperanzadoras para la afición vasca, puesto que Jonathan Castroviejo y Omar Fraile se habían metido en la escapada que, finalmente, llegaría a meta. Iñigo Larre, Iñigo Sorgas y Mikel González se pusieron a ver la ascensión ubicados a falta de, más o menos, tres kilómetros para el final. “Nuestro deseo es que gane algún corredor vasco, sería muy bonito”, reconocieron. Ese era el sentir general y, aunque la afición animó a todos y cada uno de los corredores durante la durísima ascensión, los ciclistas vascos -sobre todo a Omar Fraile y Jonathan Castroviejo- y los del Euskadi Murias fueron los más vitoreados.

caballitos de sagan y haig El espectáculo y el apoyo ofrecido por la afición vasca era tal que muchos de los corredores, a pesar del gran esfuerzo que estaban realizando para superar las empinadísimas rampas del Oiz, mostraban en su rostro una inmensa felicidad. Algunos como el siempre dicharachero Peter Sagan o el australiano Jack Haig deleitaron al público haciendo el caballito en plena ascensión. Una hinchada que llegó a hacer la ola y alentó a todos los ciclistas. Y es que en la espectacular etapa de ayer se unieron dos aspectos que son casi como una religión en Euskadi: la montaña y el ciclismo. Unidos, crearon un cóctel que dio forma a un espectáculo que, difícilmente se puede ver en otros lugares del mundo. Y es que la afición vasca volvió a mostrar que es de categoría especial.