Mesa de Redacción

Políticamente correcto

Por Joserra Cirarda - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

TODOS somos iguales. Altas y bajos. Gordos y delgadas. Guapas y feos. Morenos y rubias. Pelirrojas y canosos. Diestros y zocatas. Paticortas y zanquilargos. Cabezones y cabecitas de ajo. Tercas y pusilánimes. Calvos y melenudas. Listas y necios. Premios Nobel e iletrados. Fachas y anarcos. Independentistas y constitucionalistas. Progresistas y cavernarios. Tiranos y demócratas. Miopes y ojos de lince. Tartamudos y facundas. Malolientes y perfumadas. Negros y blancas. Gitanas y payos. Chinos y maoríes. Europeas y americanos. Hábiles y torpes. Rápidas y lentos. Jóvenes y veteranos. Abuelitos al sol y nietas en cuna. Sacerdotes y ateas. Monjas y sacrílegos. El cuñado sabelotodo y la profesora comprometida. Limpias y sucios. Obesos y anoréxicas. Productivas y chupasangres. Currantes y figuras. Élites y desheredados. Millonarias y mendigos. Directivas y subalternos. Seguros y dubitativas. Sarcásticas y aduladores. Graciosos y aburridas. Amenas y pesados. Odiosos y adorables. Radiantes y zafios. Sordos y melómanas. Ciegas y pintores. Enfermos y sanas. Fuertes y débiles. Manirrotos y avaras. Recatadas e impúdicos. Carnívoras y veganos. Taurinos y animalistas. Bastos y sensibles. Guerreras y pacifistas. Eufóricos y deprimidas. Sinceras y mentirosos. Apolípticas e integrados. Nadie se puede reír de nadie por nada. ¡Hala! A ver quién supera esto con un comentario más políticamente correcto.

jrcirarda@deia.eus