‘Harlots: Cortesanas’

El placer tiene un precio

La segunda temporada de ‘Harlots: Cortesanas’ consta de ocho capítulos y muestra con gran realismo la vida de las mujeres que se dedican al lucrativo negocio del sexo en el siglo XVII. Es poder, placer y sufrimiento

Un reportaje de Rosana Lakunza - Lunes, 17 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

mañana comienza en Cosmo la segunda temporada de una de serie que ha conquistado a los espectadores donde se ha emitido. Las historias que se narran exudan sensualidad, maldad, sexo, placer, dolor y poder. Pero lo que se deja muy claro en Harlots: Cortesanases que el placer tiene un precio. Los responsables de este producto audiovisual han querido ofrecer una visión moderna del sexo en el siglo XVIII.

Margaret Wells (Samantha Morton) y Lydia Quigley (Lesley Manville) son las dueñas de dos burdeles que compiten por captar a una numerosa y variada clientela, de la que era una de las actividades comerciales más prolíficas de la época. La rivalidad entre burdeles seguirá siendo el eje principal de los nuevos capítulos, aunque ahora habrá un nuevo enemigo a combatir, un personaje que tendrá un papel determinante en las tramas.

Se trata de Josiah Hunt, conocido como el justiciero, papel interpretado por el actor Sebastian Armesto. De moral intachable, es un juez que está convencido de que tiene como misión limpiar las calles de Covent Garden. Para él, las harlotsson sinónimo de vicio y prostitución y serán perseguidas y castigadas con todo el peso de la ley.

secretos en peligro El juez, inmune a los sobornos, aplicará la normativa de forma rigurosa, hasta el punto de que llegará a detener y encarcelar a Lydia Quigley. Su burdel nunca ha sido un lugar en el que las chicas fueran felices ya que las mantiene encerradas. ¿Qué consecuencias provocará su arresto?

La detención de esta mujer consigue que se tambalee la tranquilidad de muchos aristócratas que han utilizado los favores sexuales de las chicas de su burdel. Estos secretos alcanzan a las más altas familias de Gran Bretaña.

También hay una mujer de la alta sociedad teme que su vida salte por los aires si Lydia decide hablar. Ella sabe que esta mujer es cruel y puede hacer cualquier locura para salvarse. Se trata de Lady Isabella Fitzwilliam. Es hija ilegítima, por lo que su vida depende de los caprichos de su calculador, y a la vez seductor hermano, el Marqués de Blayne, quien le restringe el acceso al dinero que le permitiría ser independiente y poderosa, algo que ambiciona por encima de todo.

Desesperada, víctima del chantaje de Lydia y atrapada en un matrimonio sin amor, Lady Fitzwilliam encontrará una inesperada amiga y aliada en la cortesana Charlotte Wells (Brown Findlay), hija mayor de Margaret (Morton).

amistad y amor Este personaje está interpretado Liv Tyler, conocida por su papel en la adaptación cinematográfica de la saga de El señor de los anillos, se incorpora a la serie en esta segunda temporada. También la han visto los espectadores en otras producciones como The leftovers.

Tyler se muestra muy satisfecha por su participación en la serie y por el personaje que interpreta. “Me mudé a Inglaterra y quería seguir trabajando. Ya había hecho otra serie en el Reino Unido llamada Gunpowder y ha dado la casualidad de que los dos son dramas de época. Además, conozco a Samantha Morton -actriz que interpreta a Margaret Wells-, desde hace tiempo y soy una gran admiradora de su trabajo, así que cuando me propusieron participar no me lo pensé dos veces”, ha comentado.

El guión de la serie está inspirado en las historias de mujeres reales recogidas en un escrito que se publicó en el Londres de aquella época: Harris’s List of Covent Garden Ladies. Se trata de una completa lista de nombres, características y cualidades de las prostitutas de la época que ha servido como base para la creación de Harlots: Cortesanas. Es una producción que está protagonizada y dirigida por mujeres.