consternación en Durango

“Juanito era una persona alegre, cercana y gran amante del folclore vasco”

La muerte fortuita de un exconcejal de Durango provoca consternación

K. Doyle - Viernes, 21 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Durango- “No me lo puedo creer”. Esa es la frase que repetían una y otra vez los vecinos de Durango, municipio donde residía Juanito Agirre Barruetabeña, el que fuera concejal durante doce años en el Ayuntamiento de la villa por la formación de Eusko Alkartasuna y que falleció en la madrugada del jueves al quedar atrapado en el interior de su vehículo cuando trataba de acceder al garaje de su vivienda.

La jornada de ayer fue dura y dolorosa para vecinos y conocidos del edil en la localidad durangarra. Y es que Juanito dejó huella en la vida política, cultural y social del municipio. Nacido en Iurreta hace 69 años, formó parte de la corporación durangarra desde 1995 hasta 2007, con Pilar Ardanza durante dos legislaturas y con Juanjo Ziarrusta la última. La actual alcaldesa de Durango, Aitziber Irigoras, también coincidió con Juanito en la corporación municipal. “Su repentina e inesperada pérdida nos ha sobrecogido a todos. La dedicación con la que se empleó en sus diferentes cometidos públicos merecen nuestro reconocimiento y el recuerdo de los durangarras”, explicó Irigoras consternada.

Pilar Ardanza tampoco daba crédito ayer a lo ocurrido. La que fuera alcaldesa ensalzó la labor de Juanito como concejal. “Tengo muy buen recuerdo de él porque era buen compañero. Destaco la generosidad, entrega y dedicación a su trabajo”, apuntó Ardanza añadiendo que “era durangués hasta la médula”.

Otro amigo y compañero de corporación fue Isidoro Sánchez que se mostró muy tocado por la noticia. Durante dos legislaturas “nuestra relación transcendía mucho de la mera relación que pueden tener dos concejales porque éramos amigos”, apuntó muy emocionado el que fuera teniente alcalde del PNV. Definiéndolo como “tremendamente vitalista”, Isidoro reconoció que las circunstancias en las que se produjo su fallecimiento “te impactan, no entiendes nada y todavía estoy en estado de shock”.

Muy unido a la cultura vasca, Juanito era un rostro conocido del mundo de las euskal dantzak. No en vano, sus inicios fueron en el grupo San Miguel de Iurreta, después bailó como integrante de Tronperri Dan-tza Taldea para terminar siendo una de los fundadores de Kriskitin Dan-tza Taldea. “Era una persona alegre, cercana y gran amante del folclore vasco”, aseguró afectada Pili Alberdi, fundadora de Kriskitin y pareja de baile de Juanito durante muchos años. Otra de sus grandes pasiones fue el fútbol. Socio de la Cultural de Durango, Juanito era un fijo en Tabira y vibraba con los triunfos blanquiazules. Y que decir del Athletic. Zurigorri 100%, cada vez que jugaban los leones, acudía a San Mamés con ganas de animar y charlar con sus amigos de localidad. Fue el caso de Iñaki Totorikaguena, con quien compartió tribuna durante cuatro temporadas. “En esas tardes de San Mamés nos daba tiempo a hablar de nuestro Athletic y también de Iurreta, su pueblo natal del que fue dantzari y siempre me lo recordaba”, explicó con cariño el primer edil.

Fue a raíz de su jubilación hace doce años y tras una vida laboral de mucho viajar como agente técnico comercial cuando el Juanito descubrió su gran pasión: la pintura. “En doce años no faltó ni un solo día a pintura. A Juanito se le podía definir como el espíritu de la academia”, apuntó afectado Juan Antonio Azurmendi, responsable la academia Kurutziaga de Durango. “Siempre me decía: Juan te voy a dar la chapa en esta academia hasta que cumpla los cien años. No ha podido ser, Juanito, pero tranquilo, que tu espíritu va estar presente en esta academia hasta que cierre sus puertas. Eskerrik asko, Juanito! Agur, amigo mio”, relató emocionado.