juicio en Bilbao por el caso gaztelueta

Peritos independientes creen al exalumno que denunció los abusos en Gaztelueta

Especialistas de la Unidad de Valoración Forense Integral han considerado que es veraz y coherente el relato del exalumno del colegio vizcaíno de Gaztelueta que denunció abusos sexuales por parte de un profesor del centro, y que es compatible con "la huella psicológica" y el estrés postraumático que sufrió.

EFE - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 16:52h.

BILBAO. En la quinta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Bizkaia contra el docente, que se enfrenta a una solicitud de entre 3 y 10 años de pena, el tribunal ha escuchado un careo entre varios psiquiatras y psicólogos para confrontar la veracidad del relato denunciado por la víctima, asunto clave en este tipo de delitos cuando el tribunal debe resolver entre las versiones contradictorias de la víctima y el acusado.

En primer lugar han presentado sus conclusiones dos psiquiatras y otras dos psicólogas de la Unidad de Valoración Forense Integral que elaboraron conjuntamente un informe a petición del juzgado que instruyó el caso en Getxo, y que por lo tanto son independientes de las partes del proceso.

Han relatado que mantuvieron dos días de entrevistas con el joven y que concluyeron constatando la credibilidad del relato de abusos sexuales que sufrió la víctima cuando tenía entre 12 y 13 años, quién "mantiene con claridad quién fue el perpetrador de esos abusos".

Han expuesto que el denunciante sufría "una situación de dominación y sumisión" por parte del docente, quien aprovechaba los momentos de intimidad que le otorgaban las citas de preceptuación en un despacho para tocarle, obligarle a que se quitara la camisa, pedirle que se masturbara y que se introdujera objetos en la cavidad anal, según les contó.

Las expertas concluyeron que "esos abusos no se podrían haber producido" si el acusado "no hubiera aislado y humillado socialmente" al escolar ante sus compañeros de clase, ya que el profesor, "una persona con autoridad en ese colegio", según consideraba el niño, favorecía las burlas y le ridiculizaba en clase.

Entre los elementos que dotan de credibilidad al relato de los abusos, las especialistas destacan los detalles aportados y la reproducción de conversaciones entre ambos. Presentaba, han descrito, "una huella psicológica compatible con los hechos denunciados".

El joven, continúan, decidió presentar una denuncia al llegar a la mayoría de edad, convencido de que una sentencia condenatoria puede ser favorable para su recuperación psicológica.

"No apreciamos que haya sufrido presiones para haber elaborado un falso testimonio", han relatado, frente a las conclusiones de dos psicólogos que, a petición de la defensa del profesor acusado, han sostenido que el relato del joven "está contaminado y orientado o influenciado" para describir esos episodios de abusos y que éstos son, en realidad, "un falso recuerdo" de situaciones que él cree que ha vivido, pero que no ocurrieron.

Aseguran que el joven no miente pero que generó "una falsa memoria" y han dudado de que los síntomas que presentaba la víctima fueran debido a estrés postraumático propio de niños que han sufrido esas prácticas, sino más bien que podía esconder algún tipo de trastorno previo que no se supo apreciar.

Esos peritos de la defensa, que llegaron a esa conclusión sin haber mantenido ninguna entrevista con la víctima, han tratado de desacreditar el método de trabajo de las responsables del informe pericial encargado por la autoridad judicial y también el realizado por una psicóloga forense sobre el estado del chico en 2011, cuando hizo público el acoso escolar y los abusos.

Esta perito ha afirmado que el estado psicológico del menor en ese momento, de "infravaloración e inadaptación escolar", timidez y depresión, "era compatible con los efectos que en él había tenido lo que contaba", y por ello ha concluido que el testimonio de la víctima "es creíble", frente a los indicios de falsedad que mantiene la defensa del acusado, que reclama para él la libre absolución.

La Audiencia de Bizkaia acogerá mañana la última sesión del juicio con la presentación de las conclusiones de las partes.