trágicas inundaciones en Mallorca: 10 MUERTOS Y UN NIÑO DE 5 AÑOS DESAPARECIDO

Una madre que falleció en la riada salvó a su hija de 7 años pero no a su hijo

Testigos presenciales han relatado hoy que una madre que murió anoche en la riada de la localidad mallorquina de Sant Llorenç logró salvar a su hija de 7 u 8 años, pero no a su hijo de 5 años, que está siendo buscado desde entonces por los equipos de rescate. Diez personas han muerto tras las lluvias torrenciales de ayer en la comarca de Levante de Mallorca , según el último recuento oficial facilitado a las 17.00 horas por el Servicio de Emergencias del 112.

EFE - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 15:54h.

MALLORCA.  Según este trágico relato, la mujer, cuya identidad no se ha hecho pública, iba en su coche con sus dos hijos cuando le sorprendió la riada y vio cómo el nivel del agua subía con gran celeridad.

Rápidamente, logró sacar del coche a su hija, pero no al pequeño, que en estos momentos está desaparecido. El cadáver de la madre ha sido encontrado en el interior del automóvil.

La riada arrastró ayer a muchos coches que han quedado destrozados, con los cristales rotos y que están llenos de ramaje y piedras.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) está rastreando todo el recorrido a lo largo del torrente desbordado de Sant Llorenc, de 7 kilómetros de extensión, hasta su desembocadura en el mar.

Varios vecinos de Sant Llorenç des Cardassar han afirmado este miércoles que "no se ha salvado nada" en sus viviendas debido a las inundaciones de este martes y que lo han "perdido todo" tras las lluvias.

Los residentes en el municipio llevan desde primera hora de la mañana limpiando el barro de las casas y sacando muebles y electrodomésticos a la calle, donde trabajan camiones y excavadoras recogiendo los escombros.

Los testigos de las inundaciones coinciden en señalar la rapidez con la que creció el nivel del agua, que rompió los cristales de las ventanas, y sostienen que temieron por su integridad física. "Los coches flotaban por la calle", han enfatizado.

Un hombre que vive cerca del torrente ha narrado a Europa Press que en su casa el nivel del agua alcanzó más de un metro y medio de altura. En el momento de la riada, él y su hijo se subieron al tejado junto a unos desconocidos que iban con dos niñas, y allí esperaron bajo la lluvia a que pasara la tormenta. Este hombre cifra entre 35.000 y 40.000 euros los daños a su vivienda.

Otra vecina ha explicado que la inundación comenzó pasadas las 18.00 horas, después de que lloviera durante toda la tarde. "Empezó a entrar agua de color marrón hacia la casa. En menos de un minuto ya te llegaba hasta la rodilla", ha contado.

Esta mujer ha indicado que ella y su familia han pasado la noche en el piso de arriba, y que al bajar esta mañana todavía quedaban unos diez centímetros de agua. "De dentro no se ha salvado nada", ha lamentado.

Ante la vivienda de esta vecina se encontraban los restos de un coche completamente destrozado, que sin embargo, no es el suyo. "El mío no sé donde está", ha comentado la mujer, que había aparcado su vehículo en la calle.

Hasta el municipio también se han desplazado amigos y familiares de los residentes para ayudar con las tareas de limpieza y tratar de "salvar" algunos bienes.