La naval se asoma al abismo

Otra histórica empresa de Ezkerraldea que se acerca a su final

La crisis ha hecho estragos en la comarca y el Parlamento pidió en mayo un plan de reactivación de su economía

Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Con la Acería Compacta de Bizkaia, heredera de Altos Hornos de Vizcaya, al ralentí y después de los cierres de históricas empresas de Ezkerraldea durante la crisis, el fin de La Naval supondría otro duro golpe en uno de los principales centros históricos de la industria de Euskadi, que se ha convertido en una de las zonas más castigadas por la crisis.

El astillero sestaoarra ha encadenado varios expedientes de regulación de empleo durante y después de la recesión y finalmente ha vuelto a asomarse al abismo del cierre precisamente por un exceso de actividad. No ha tenido liquidez para atender todos los pedidos que se acumulaban en la dársena. Ha perdido dos de ellos y ha tenido que entregar sin terminar otros dos.

una comarca castigada La desaparición de Babcock al principio de la crisis fue el primer golpe, pero posteriormente los ERE se extendieron como la pólvora por Ezkerraldea. Nervacero, GAM Aldaiturriaga, La Naval o ACB cayeron en el limbo de la regulación de empleo y en mayor o menor medida sufrieron severos ajustes de plantilla.

En mayo de este mismo año, el Parlamento Vasco aprobó por unanimidad una iniciativa en la que se exige a las administraciones vascas que ponga en marcha en un plazo de tres meses un plan de choque para la reactivación económica de Ezkerraldea. La petición consensuada por todos los partidos también incluía a Meatzaldea y la comarca más desfavorecida de Gipuzkoa, Oarsoaldea. El tiempo se ha echado encima sin que se haya lanzado ese plan.

Los trabajadores insistieron ayer al término de la manifestación en que la única solución posible es hacer público el astillero, una opción que descartan tanto Euskadi como el Estado. - DEIA